MEDITACIÓN

“Meditar es volver a tu hogar interno”

A través de la práctica de meditación podemos aprender a estar con nosotros/as mismos/as, con lo que nos sucede.

Meditar no significa siempre estar sentados en postura de meditación. Meditamos cuando estamos presentes, cuando nuestra atención está puesta en lo que sucede en el momento, tanto interna como externamente.

Podemos captar a través de los sentidos el mundo exterior y a través del sentir nuestro mundo emocional interno, sin embargo, no nos quedamos atrapados en las sensaciones si no que dejamos que ocurran, tan solo las observamos. Observamos lo que nos sucede externa e intermente.

A nivel externo, mantenemos la atención en los sentidos. Internamente podemos observar el discurrir de nuestros pensamientos sin seguir el hilo de ningún discurso, imagenes o ensoñaciones. Podemos además darnos cuenta de nuestras sensaciones físicas en el cuerpo y también de nuestras emociones. Sin embargo, de nuevo, tratamos de observarlas sin aferrarnos a ellas.

A lo largo de los últimos 15 años he practicado muchos y muy variados tipos de meditación; meditaciones activas tanto caminando como que incluyan movimiento corporal, meditaciones de pie, meditaciones tumbada y sentadas, meditaciones a través de visualizaciones, con distintas propuestas o imágenes, energéticas, con sonido voz, con música o en silencio, con el foco puesto en la respiración, en el cuerpo o en alguna emoción concreta.

De todas estas formas he aprendido algo, sobretodo el hecho de que no existe una única forma de meditar, igual que no existe una única postura.

A pesar de haber practicado todas estas formas, no fué hasta que realicé una formación en Mindfulness que no puse el foco en el ingrediente esencial de la meditación, que además de centrar la atención como en el resto de meditaciones, era hacerlo de una forma compasiva. Entrenando mi capacidad de tratarme y tratar a los demás de forma amable y comprensiva.

A nivel profesional enseño a las personas con las que trabajo a que tengan esta actitud compasiva y amorosa, consigo mismos/as y con los demás.

Considero la meditación un ingrediente muy importante de la psicoterapia que ofrezco, ya que es esta actitud de curiosidad por conocerse la que está presente, encontrando un punto de equilibrio entre sentir las emociones (desde lo terapéutico) y a la vez aprender a que las emociones no nos desborden o invadan (a través del Mindfulness). La meditación nos enseña a estar en contacto con nuestro interior, con lo que sentimos, pero incluso va un poco más allá, enseñándonos a estar en contacto con lo que somos, un paso más allá del sentir, un paso más allá de los pensamientos o creencias que tenemos. La meditación nos enseña a conectarnos con la parte más original y auténtica de nosostros/as mismos/as.

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close